Surya Namaskar – El Saludo al Sol

La luz ha sido considerada por todas las culturas como el símbolo de la consciencia, la auto-iluminación y la representación de lo divino; incluso hoy en dia vemos como esta comprensión es usada en narraciones contemporáneas como la famosa “Guerra de las Galaxias” y “El Señor de los Anillos”, donde se plasma claramente la eterna lucha entre la luz y la oscuridad, donde es llamada como “La Fuerza”, que posee un lado caracterizado por la oscuridad y otro por la luz o la iluminación. Así mismo, esto lo vemos recreado en cada una de las narraciones que sustentan a las religiones del mundo, y también se encuentra en los fundamentos de las grandes filosofías o corrientes del pensamiento que de alguna manera guían a la humanidad. Sin embargo, esta luz tiene su fuente en la estrella o sol de este sistema de planetas, “El Sistema Solar”, por lo que su existencia y presencia en la vida de cada uno de los integrantes de este “vecindario estelar”, determina la manera como concebimos y entendemos a nuestra estrella reina, el Sol.

En el Bhagavad-Gita, el texto fundamental del yoga, en el capitulo 7, verso 8, el Señor le dice a Arjuna: prabhasmi sasi-suryayoh… Yo soy la luz del Sol y de la Luna”. Prabha: la luz; asmi: Yo soy; sasi-suryayoh: del Sol y la Luna; como tambien encontramos en la Biblia, en el libro de Genesis 3-5, se establece lo siguiente: “Dios dijo: ¡Haya luz! y la luz se hizo. Al ver Dios que la luz era buena, la separo de la oscuridad y la llamo (dia), y a la oscuridad la llamo (noche). De este modo se completo el primer dia.” Así vemos como diferentes culturas y civilizaciones le dan mucha importancia a la luz. Entre los grandes pensadores occidentales contemporáneos se encuentra Eric Neumann, psicólogo jungiano, y dice lo siguiente: “El mundo comienza con la llegada de la luz… “”La oposición entre la luz y la oscuridad ha formado el mundo espiritual de todos los individuos y los ha moldeado.” Los Orígenes e Historia de la Consciencia (Princeton University Press, 1995) de Eric Neumann.

Sin duda alguna nuestra fuente primaria de luz es el sol, sin embargo, cuando intentamos verla directamente, al dirigir nuestra mirada hacia él, no alcanzamos a ver nada realmente, salvo un resplandor blanco amarillento, y asumimos con certeza que allí está esa gran bola amarilla generando toda esa luz y calor que nos alcanza, creando las condiciones ideales para que la vida se manifieste plenamente. Por ello, desde hace miles de años la civilización pre-india e India, ha reverenciado al sol, y lo continua haciendo en su diario quehacer, como el corazón físico y espiritual de nuestro mundo, y el creador de la vida misma.


Publicidad45jpg


Al solse le conoce por muchos nombre, y en sánscrito se lo llama Surya (la Lluz Suprema); savitri (el Vivificador); Ravi (el Pájaro de Fuego); Divakar (el Creador del Día), y otros tantos como castumbres y culturas. Para los Hindúes, el sol es el “ojo del mundo” (loka chakshus), viendo y uniendo a todos los seres entre sí, convirtiéndose en la imágen y el camino a la divinidad. Para los yoguis, lo honran en su práctica diaria, en especial cuando ejecutan la combinacion de posturas o vinyasa denominada Surya Namaskar o el Saludo al Sol, que se realiza por lo regular al amanecer, como una bienvenida al astro rey. Surya es el nombre del sol en sánscrito, la misma lengua de la palabra Namaskar, derivada de la palabra namah o namas: “inclinarse ante a”o “adorar”. Incluso la familiar expresion Namaste, que usamos como saludo, ademas de iniciar y terminar las sesiones de yoga, que traduce “Reconozco a la Divinidad en tí, y me postro ante Ella”, también es derivada de la misma raíz.


Cada Saludo al Sol inicia y termina con el Anjali Mudra (Gesto del Corazón) con las manos juntas (como en oración) a la altura del pecho. Esa ubicación demuestra que el corazón siempre sabe la verdad. Esta vinyasa se compone de ocho asanas o posturas que se llevan a cabo sucesivamente siguiendo la pauta de la respiración, fluyendo armoniosamente y manteniendo la concentración de manera que su ejecución sea fluida, brindando sus beneficios a todo nuestro ser. Los yoguis de la linea ortodoxa suelen ejecutarla pronunciando mantras o plegarias tomados del Rig Veda, con cada asana hasta completar todo la secuencia.

Las antiguas escrituras vedicas enseñan que cada uno de nosotros encierra en su interior a la cración misma, conteniendo “ríos, océanos, montañas, praderas… estrellas, planetas, etc.”(Shiva Samhita, II, 1-3). “El Sol externo”que logramos apreciar con nuestros ojos, es igual al “Sol interno”, que contenemos, correspondiente a nuestro corazón sutil y espiritual, sede de la consciencia y del conocimiento trascendental (jñana), y en algunas tradiciones filosóficas es el asiento del alma (Jivatman).

Puede parecer extraño para la mentalidad occidental que los yoguis consideren al corazón el asiento de la sabiduría, que normalmente asociamos con nuestras emociones, y no al cerebro. Pero en la tradición filosófica del yoga, el cerebro en realidad esta simbolizado por la Luna, que refleja la luz del Sol, y no la genera. Este tipo de conocimiento es útil para tratar los asuntos mundanos, y es incluso necesario en cierta medida en las etapas iniciales de la práctica espiritual; pero a fin de cuentas, el cerebro está condicionado y limitado, por lo que es propenso a cometer erreores. El sabio Patanjali en los Yoga Sutras lo define como viparyaya o falso conocimiento.

SS003

Historia y Práctica

Existe desacuerdo entre las autoridades y eruditos sobre los orígenes del Saludo al Sol. Los tradicionalistas sostienen que la secuencia tiene por lo menos 2.500 años de antigüedad (quizás varios cientos de años más), que se originó durante los tiempos védicos, como parte de los rituales realizados al amanecer, donde cada uno de los movimientos de las asanas que conforman este vinyasa, se acompañaban con la recitación de un mantra u oración, además de las ofrendas de flores y arroz, y las libaciones de agua. Los escépticos de esta afirmación sostienen que el Saludo al Sol fue inventado por el raja de Aundh (un antiguo estado en la India (Bharata), ahora parte del estado de Maharashtra) a principios del siglo XX, luego diseminado al oeste en la década de 1920 o 1930. Mas no hay certeza ni registro alguno al respecto.

Así como es imposible determinar sus inicios reales, como tampoco su exacta conformación, es lógico pensar que este Saludo al Sol “original” ha evolucionado y sobrellevado posibles variaciones a lo largo de estos años. Por ejemplo, en el libro de Janita Stenhouse, Yoga del Sol: El Libro de Surya Namaskar (Innerspace Map Studio, 2001), ella nos muestra al menos unas dos docenas de maneras diferentes ejecutar esta famosa vinyasa. La secuencia que le presentamos viene directamente en la línea del maestro Tirumalai Krishnamacharya y consiste en 12 (doce) “estaciones” compuestas de ocho posturas diferentes, las cuatro últimas siendo las mismas que las cuatro primeras, pero ejecutadas en orden inverso. En la secuencia que presentamos acá se comienza y se finaliza con la postura Tadasana (La Montaña).



1jpg

3jpg

Publicidad
15jpg

4jpg

5jpg

6jpg

7jpg

8jpg

9jpg

10 y 11jpg

12jpg
La transición de una postura a la otra, se facilita mediante inhalaciones o exhalaciones, bien sea elcaso, y a medida que uno desarrolla la secuencia, se van corrigiendo los detalles y la respiración se va asentando, hasta alcanzar el ritmo apropiado. (Recordemos que todo movimiento hacia arriba, ha de ir acompañado de una inhalación; y cada movimiento hacia abajo, ha de ir acompañado de una exhalación). Si por alguna razón se acelera el ritmo y la respiración se dificulta, uno debe detenerse y descansar un momento, hasta que el ritmo vuelva a ser calmado y podamos controlarlo. No olvide que hemos de respirar siempre usando las fosas nasales, nunca por la boca, ya que los filtros nasales calientan el aire que tomamos, permitiendo que este sea asimilado efectivamente, al llegar a los pulmones a la temperatura ideal, reduciendo el riesgo de hiperventilación.

Resumenjpg

Anterior -
<< Lecturas Especiales  ﴾Inicio﴿  Jñana – Conocimiento 

>> - Siguiente